19 de April de 2024 New York

Blog Post

Puebla linda ¡te espera! – Catalina Guadarrama

La Ciudad de Puebla es la capital del estado y la más poblada. Según cuenta la leyenda, la llamada “Puebla de los Ángeles” fue trazada por ángeles, debido a ello, también se le denomina como la Angelópolis. Esta se localiza en el altiplano central de México, en la zona geográfica conocida como el Valle de Puebla.

La ciudad cuenta con un valioso patrimonio prehispánico y colonial. El centro histórico está lleno de edificaciones de belleza característica desde que empezó a conformarse en la década de los años 1530, cuando se convirtió en una de las ciudades virreinales más importantes de América, concebida como “una ciudad para españoles”.

La Catedral

En este destino encontrarás un sinnúmero de iglesias, plazas, hermosas casas de la época, y monumentos religiosos y civiles. La edificación más destacada es la Catedral de Puebla, la que se edificó por iniciativa del obispo de Tlaxcala, Fray Julián Garcés en 1536.

En 1575, por petición de las autoridades virreinales, se construyó un templo más grande, el proyecto estuvo a cargo de Francisco Becerra, aunque por falta de recursos la obra fue pospuesta, y fue hasta 1634 que Juan Gómez de Trasmonte, maestro mayor de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, realizó una renovación proporcionándole una planta basilical y aspecto clásico; sin embargo, la construcción fue terminada en 1648 y el templo fue dedicado a la Inmaculada Concepción, consagrada en abril de 1649.

El Altar Mayor fue diseñado por Manuel Tolsá y construido entre 1797 y 1818. Debajo del altar se encuentran los restos de varios obispos poblanos.

Biblioteca Palafoxiana

Se encuentra muy cerca de la Catedral; fundada por el obispo Juan de Palafox y Mendoza en 1646, fue la primera biblioteca pública de América. El acervo cuenta con más de 43 mil ejemplares. En 2005 fue incluida por la UNESCO como parte del Programa Memoria del Mundo.

Museo Regional

En 1962, como parte de la conmemoración del centenario de la batalla del 5 de mayo de 1862, se crea un proyecto denominado Unidad Cívica 5 de mayo, un proyecto urbano arquitectónico que convierte una zona monumental e histórica en una especie de parque-monumento para el disfrute de la población.

Esta zona es emblemática de la historia, la cultura y la vida social de la ciudad de Puebla, le otorga una privilegiada ubicación al Museo Regional, con la oportunidad de ser un espacio cultural central de la ciudad y el estado.

El museo cuenta con varias salas: la de introducción, la de Arqueología, la de Historia y la de Etnografía. 

El costo de la entrada es de 60 pesos, con un horario de 9 a 18 horas.

La zona de los fuertes

Es uno de los sitios más importantes en la ciudad poblana, declarados como patrimonio histórico de México.

Fuerte de Loreto: ubicado en el cerro de Acueyametepec, hoy Museo de la No Intervención, fue inaugurado en 1972, siendo una magnífica fortaleza construida en el siglo XVIII, sede de la legendaria batalla que estuvo a cargo del general Ignacio Zaragoza. El recinto se ha destacado por difundir el nacionalismo, la identidad y el orgullo mexicano.

En su acervo se compone de objetos históricos del siglo XIX, como armas, banderas, documentos, óleos, artículos personales, vestimenta militar del ejército francés y mexicano. Ahí también se encuentran las cartas del presidente Benito Juárez al general Ignacio Zaragoza, previas y posteriores a la famosa batalla y las estrategias militares empleadas en la derrota del ejército francés por el general Zaragoza.

Fuerte de Guadalupe: está en la parte poniente del cerro y fue originalmente una ermita construida por los frailes franciscanos encabezados por uno de los fundadores de la ciudad de Puebla, Fray Toribio de Benavente, en 1537, y dedicada a San Cristóbal. 

Esta ermita fue ampliada y se convirtió en un templo cuya custodia fue encomendada en el siglo XVII a la primera orden religiosa nacida en América: la de los Hermanos de Nuestra Señora de Bethlehem conocidos como Betlemitas. Sin embargo, el lugar fue conocido como “Cerro de Belén” durante el periodo Virreinal. 

En el año de 1756 la ciudad de Puebla fue azotada por un temporal y el templo fue devastado, por ello tuvo que ser casi reconstruido. Durante esta etapa también se pensó en tener una imagen de la virgen de Belén, sin embargo, el artesano encargado de crear la imagen, realizó la figura de la virgen de Guadalupe, hizo un segundo intento y la imagen mariana volvió aparecer por lo que se interpretó como el deseo de la virgen guadalupana para la consagración del templo en su nombre.

El callejón de los sapos

En Puebla encontramos numerosas callejuelas hermosamente decoradas que nos rememoran un pasado en donde se cuentan las historias de la herencia cultural, “El callejón de los apos” nos ofrece un breve, y muy gratificante paseo que comienza en la 3 oriente y culmina en la 7 oriente.

El callejón al parecer debe su nombre, pues en tiempos coloniales, la crecida del Río San Francisco provocaba numerosas inundaciones en la calle 6 sur; debido a esto, los vecinos de la localidad optaron por darle un uso útil a este fenómeno, instalando molinos para aprovechar dicho abastecimiento de agua natural, pero estas actividades trajeron consigo una gran proliferación de sapos en la zona.

En la Plaza de los Sapos, se encuentra una fuente con un anfibio, como homenaje y testimonio de la presencia de los animalitos en aquella época.

El Paseo Bravo

Es el punto reunión más buscado de la ciudad, y uno de los más famosos. Fundado en el siglo XVII como barrio alterno al Centro de la Villa, se encontraba fuera de la traza española. En los planos antiguos que aún se conservan, se muestran las divisiones que lo conformaban: cinco manzanas que abarcaban predios habitacionales. En algún tiempo funcionó como campo de práctica militar, cementerio, lugar de horca y finalmente como plaza cuando se establece el monumento a Nicolás Bravo.

Su popularidad se debe a que, en la actualidad, los visitantes caminan a lo largo de sus corredores, admiran las esculturas y monumentos que lo conforman, pueden disfrutar de una nieve o algún antojito de los muchos que ahí ofrecen sus numerosos puestos. Con frecuencia se realizan eventos artísticos y culturales. Se encuentra frente al Santuario a Nuestra Señora de Guadalupe.

Más información:

https://www.turibus.com.mx/#2

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *